10 maneras de trabajar la motricidad fina. Estimulación temprana en casa.

Cuando hablamos del desarrollo motor infantil distinguimos entre motricidad gruesa o fina; ambas esenciales en el desarrollo evolutivo del niño.

La psicomotricidad fina hace referencia a aquellos movimientos del cuerpo que requieren más destreza, precisión y habilidad que ningún otro tipo de movimiento, ya que necesitan un mayor dominio y control, especialmente de manos y brazos.

La psicomotricidad fina es esencial en el desarrollo del niño puesto que la pinza digital de movimientos finos es lo que, posteriormente, facilitará la grafomotricidad necesaria para el aprendizaje lectoescritor.

Explicado el concepto de psicomotricidad fina, te cuento un poquito 10 actividades sencillas que puedes hacer en casa.

  1. tejer
  2. utilizar pinzas
  3. ensartar cuentas
  4. unir puntos
  5. pintar
  6. jugar con la plastilina
  7. cocinar
  8. dibujar en la arena
  9. pescar con caña imantada
  10. BLW

#Tejer

Utilizar un telar, además de mejorar la concentración, favorece la pericia en las manos al tener que pasar las telas entre ellas.

Se puede tejer con trapillo haciendo cadeneta con las manos o, utilizar un telar como el de Ikea:

Telar de Ikea
telar de Ikea

#utilizar pinzas

Usar pinzas es un magnífico ejercicio para trabajar la prensión en los dedos.

Jugar a tender les encanta. Eso si, a no ser que tú hij@ sea muy precoz, no esperes que coloque correctamente las pinzas de tender hasta los 3 o 4 años…

Antes, podemos utilizar pinzas de depilar o fabricar unas propias con unos palillos, un pompón y unas gomas.

A Principito le gustó mucho este juego que me inventé ” pescando letras” con nuestras pinzas caseras. Después, hicimos la variante de pescar miniaturas.

#Ensartar cuentas.

Ensartar cuentas o piezas, es decir, meterlas en un cordón que introducimos por el agujerito, es un excelente juego de motricidad fina, concentración y paciencia.

Para esta actividad podemos comprar juegos de cuentas o utilizar macarrones, por ejemplo. Una divertida forma de hacer pulseras o collares.

Nosotros jugamos bastante con estas cuentas de Ikea:

Jugando con las cuentas de Ikea

#Unir puntos.

Un clásico ejercicio de motricidad fina es unir puntos para formar un dibujo.

Hay miles de fichas que podemos imprimir o crear nuestro propio dibujo.

A mi me gustan las de orientación andujar , como esta:

#Pintar

El arte es algo innato en los niños. Desde que, aproximadamente, a los 18 meses comienzan a hacer rayujos, podemos ofrecerles pinturas adecuadas a su edad (no tóxicas y fáciles de manejar.)

Nuestras primeras pinturas fueron estos bloques de cera de abeja de Stockmar :

Bloques de cera de abeja de Stockmar
Bloques de cera de abeja de Stockmar.
Pintando un arcoiris con pincel.
Principito pintando el arcoiris

La pintura de dedos también es uno de los materiales con los que se puede comenzar a pintar fácilmente. Primero con los dedos y, más tarde, con pincel.

#Jugar con plastilina

La plastilina es un top entre los peques y una excelente manera de desarrollar la habilidad manual. Puedes empezar por hacer formas con moldes, churros y bolitas.

Te recomiendo elegir marcas para los más peques. Yo empecé con la pasta para jugar de Giotto bebé, recomendada a partir de los 2 años, porque está hecha de ingredientes naturales.

Otra opción interesante es crear nuestra propia pasta de modelar, es decir, plastilina casera. Mira este video si te interesa:

#Cocinar

Principito y yo llevamos cocinando juntos (obviamente, nada peligroso como fuego o cuchillos) desde que tenía unos 18 meses. Cascar o batir huevos, rayar comida o añadir ingredientes es algo que pueden hacer a edades muy tempranas.

En este vídeo de mi cuenta de Instagram estamos haciendo una pizza para cenar, por ejemplo. (No la masa, que eso ya es mucho nivel para mis habilidades culinarias).

#Dibujar en la arena

Como te conté en mi post de “5 ideas para disfrutar de la playa en otoño” a la playa se puede ir en cualquier época del año más o menos abrigado y adaptando las actividades a la metereología.

Jugar con la arena es algo que siempre triunfa entre los más pequeños y una forma muy divertida de ganar destreza con los dedos.

Si no podemos ir a la playa, siempre nos queda la opción de la arena mágica. A nosotros nos gusta bastante, aunque luego siempre toca barrer algo.

#Pescar con caña imantada

No sé si alguna vez habéis jugado a los peces que hay que pescar con la cañita imantada; requiere bastante habilidad. A los niños les gusta mucho este juego de pesca y, realmente, necesitan bastante control de manos y brazos para pescarlos.

#BLW

Practicar el BLW (Alimentación autorregulada) para introducir la alimentación complementaria a partir de los 6 meses (según recomendación de tu médico) es una idea genial…

Con esta forma de introducir los alimentos:

  • estimulas una buena relación con la comida,
  • le permites explorar los alimentos,
  • fomentas el desarrollo de la coordinación óculo-manual e; incluso,
  • favoreces que haga la pinza de dedos al coger los alimentos por sí mismo.
Bebé comiendo trocitos de comida con las manos
La Pequeña Guerrera comiendo un buñuelo de pescado con la mano.

Además de estas actividades, cualquier juego que requiera movimientos precisos de dedos, manos o brazos como los pinchitos, encajables, labertintos o construcciones ayudará a tu hij@ a mejorar su motricidad fina. 😉

Si te ha gustado este post, puede que también te guste mi post “Estimulación temprana en casa. Activa sus sentidos“. Espero que te haya servido. Hasta el próximo post.