Todos sabemos la importancia de que nuestros hijos lean. Mejora su vocabulario, aumenta su imaginación, desarrolla el pensamiento, etc. Sin embargo, no todos los niños tienen el mismo interés por la lectura o no siempre encontramos el tiempo necesario para contarles cuentos.

Principito siempre ha demostrado afición por los cuentos y La Pequeña Guerrera, de momento, también muestra mucho interés. Os digo qué es lo que nosotros hacemos en casa:

1.Nosotros somos su modelo.

Los niños nos imitan en las tareas del hogar. ¿Quién no se ha encontrado a su hij@ intentando barrer o haciendo como que cocina?

La lectura es una actividad más del día a día. Si nuestros hijos nos ven leyendo, probablemente, ellos tendrán más iniciativa por coger un cuento (aunque no siempre, claro…).

Aterrizando en nuestra rutina diaria, vosotras no sé; pero, a mi no me queda mucho tiempo para leer… En otras épocas, he leído mucho y Principito también. Cogíamos “cuentos” para los dos de la Biblioteca, “leíamos” los dos en el sofá y sí que creo que influía bastante en su hábito lector el que yo leyera mucho.

2. Cualquier lugar o momento es bueno para leer.

Existe la teoría de que es recomendable leerles un cuento por las noches a tus hijos para establecer una rutina de sueño. Leer un cuento cada noche es una forma de asegurarte que al menos leen uno al día, y de paso, lo asocian con irse a dormir. Totalmente de acuerdo; aunque yo no lo he hecho nunca, la verdad.

Quiero decir, a muchísima gente le funciona; pero, mis hijos “leen” cuando les apetece o les/nos viene bien. Ya sea en el váter, en la bañera, en el coche, haciendo fila en el médico, antes de ir al cole, por la tarde o por la noche.

3. Visita la Biblioteca.

Una de las actividades que más le gustan a Principito es ir a la Biblioteca. Sobre todo ahora con el mal tiempo es una muy buena idea. Él tiene su propio carnet, devuelve los libros a la bibliotecaria y coge los nuevos.

Principito va a la Biblioteca desde que, a los 18 meses, me dí cuenta que o le hacía el carnet de socio o me arruinaba en las librerías. Y la Pequeña Guerrera desde que nació…es lo que tienen los hermanos pequeños que van al ritmo de los mayores.

Visita a la Biblioteca

Las Bibliotecas tienen muchas ventajas:

  • se ahorra dinero al no tener que comprar los cuentos
  • se trabaja el consumo responsable al reutilizar los cuentos
  • se fomenta el cuidado y respeto de los materiales comunes ya que hay que cuidar los cuentos
  • se desarrolla la capacidad de compartir o al menos entender que están usando el cuento temporalmente. No es suyo y que hay que devolverlo.
  • se tiene acceso a una gran variedad de cuentos
  • se acepta el respeto de normas como el silencio.

4. Léele desde el principio.

No creo que haya una edad exacta en la que empezar a leerles cuentos; pero sí que hay que empezar desde que son bebés. Desde que el bebé comprende lo que le decimos podemos leerles cuentos o incluso inventárnoslos.

Y no solo eso, desde que el bebé comienza a manipular objetos podemos ofrecerles cuentos de tela o cartón con texturas o dibujos sencillos en blanco y negro. Este tipo de cuentos aunque no conllevan una lectura en sí mismos, ya que no hay narración propiamente dicha, hacen que nuestros bebés se acostumbren a manipular cuentos y comprendan algunas palabras.

Cuentos que utiliza la Pequeña Guerrera con un añito

5. Léele con pasión.

Leerles en voz alta es clave. Incluso cuando ellos ya saben leer, dedicarles un ratito a leerles es fundamental. Es un tiempo que estamos en exclusividad con ellos y somos un referente de cómo leer bien.

Léele como si estuvierais dentro de la historia. Te doy algunos consejos:

  • modula tu voz. Puedes subir o bajar el volumen para llamar su atención.
  • cambia la entonación. Para preguntas o exclamaciones.
  • cambia el tono. Para destacar los distintos personajes.
  • haz las pausas necesarias. Las que vienen marcadas por los signos de puntuación, por supuesto. Pero además, si de repente te callas te aseguro que crearás expectación, y por tanto, escucha plena. (No hay cosa que más me moleste como maestra: que no me escuchen… Lo de callarte, de repente, aseguro que funciona.)
  • Utiliza el lenguaje no verbal. Emplea gestos, expresiones faciales o cambia la postura para amenizar la historia.
  • Usa onomatopeyas. Para vivenciar el ruido de las olas contra el barco, los disparos del cazador, los pasos de un gigante o los golpes en la puerta.
  • Haz que las marionetas o muñecos cuenten la historia. Otra forma de contar un cuento es a través de muñecos de dedos, marionetas, etc. Les encanta.
Muñecos caseros del Monstruo de colores
Muñecos del Monstruo de colores.

No hace falta que seas un expert@ de los cuentacuentos. Aunque si empleas alguno de estos recursos, seguro que tu hijo te pedirá que le leas más.

6. Dedica un espacio de la casa a la lectura

No se trata de que tengas una Biblioteca en casa. Sin embargo, sí es posible que tengas sus cuentos preferidos expuestos en estantes a su altura, en un caja que pueda abrir o en una estantería visible. Es decir, los cuentos deben de estar visibles, accesibles y cerca de algún espacio cómodo y con luz en el que puedan “leerlos“. En mi post “un rincón de juegos en casa” os comento varias opciones.

La Pequeña Guerrera mirando los cuentos
Nuestro pequeño rincón de lectura

6. Elige cuentos que le gusten.

A veces nos empeñamos en coger los cuentos que nosotros creemos son los más educativos o nos parecen mejores por el motivo que sea, desoyendo los intereses de nuestros hijos. A mi me ha pasado llegar a la librería y que mi hijo elija (en mi opinión) una “chorrada de cuento” solo porque tenía imágenes de la patrulla canina.

En este sentido, creo que demos ser flexibles. Podemos coger a veces cuentos que él/ella quiere, aunque sean una tontada; y otras veces, ofrecerle cuentos de esos que nos encantan como padres.

Por eso, os recomiendo el blog de pequelectores en el que tenéis un montón de listados de cuentos clasificados por edades de 0 a 12 años. También, está muy bien el recopilatorio (a partir de 3 años) de positivomundo.com de “42 libros para tus hijos que les harán amar la lectura“.

Hasta aquí el post de esta semana, espero que os animéis a entrar con vuestros hijos en el mundo de aventuras y sueños que nos ofrecen los cuentos.

Publicado por Mamaatodogas

Mamá de dos hijos pequeños, uno de ellos con discapacidad. Maestra y psicopedagoga. Soy autora de este blog personal sobre maternidad con la intención de poder ayudar a otras mamis, con mis experiencias buenas, y no tan buenas. Corriendo por la vida, pero disfrutando de cada momento. En busca de la felicidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: